Código promocional aplicado. Procede al pago y disfruta de tu descuento. Código promocional aplicado.
Verás el descuento al pagar.

*Válido para las suscripciones mensuales y los cursos de Maratón.

Nuestros consejos para una buena pronunciación del español

Clases con profesores nativos

Descubrelo todo sobre la pronunciación del español

El español es una lengua fonética bastante fácil de pronunciar, pero hay algunos sonidos principales que difieren de la forma en que se pronuncian en inglés. Algunos de estos sonidos, como sería el fonema rr, no existen en inglés, por lo que presentan un desafío para los angloparlantes que se encuentran aprendiendo este nuevo idioma. La práctica constante y regular es la respuesta: mediante la repetición de sonidos nuevos y hablando a un nivel de conversación normal, tu boca aprenderá a producir estos sonidos correctamente. A continuación presentamos cinco consejos útiles para ayudarte a dominar los conceptos básicos de la pronunciación española.

Aprender los conceptos básicos

En una palabra española, casi siempre debe pronunciarse cada vocal y consonante.

Vocales:

Cada vocal española tiene sólo un sonido, lo que hace que la ortografía de este idioma sea algo sencillo de aprender.

  • Vocal a: en la palabra española “casa”, la a suena igual que la que contiene la palabra “father”.
  • Vocal e: en la palabra “mesa” se pronuncia igual que en “get”.
  • Vocal i: en “partir” se pronuncia de la misma manera que en “machine”.
  • Vocal o: en “loco” suena de la misma manera que en “open”.
  • Vocal u: en la palabra española “uso” recibe la misma pronunciación que la doble o del término inglés “spoon”.

El español también hace un uso frecuente de lo que se conocen como diptongos y triptongos. En estos casos, los sonidos separados deben pronunciarse de forma rápida y correcta.

  • [ai] o [ay]: la palabra española “hay” suena como la palabra inglesa “ice”.
  • [au]: en “aumento” se pronuncia de la misma manera que en “cow”.
  • [ei] o [ey]: en las palabras españolas “veinte” y “rey” suena como en el concepto inglés “may”.
  • [oi] o [oy]: el “voy” español suena igual que el “toy” inglés.
  • [eu]: en el español de Europa, este diptongo suena como “Amadeus” (en este caso, se aprecia como deben pronunciarse los dos sonidos de las vocales por separado).

El acento tónico: en español, el acento tónico por lo general recae en la penúltima sílaba. Sin embargo, también existen algunas palabras que se acentúan en la antepenúltima o en la última sílaba. A veces se utiliza una expresión gráfica, el acento, para indicar dónde se encuentra el acento tónico: en estos casos el acento se coloca siempre en la parte superior de una vocal.
Consonantes:

Mientras que muchas consonantes suenan igual en español que en inglés, también se dan muchos casos en los que estas se pronuncian de manera totalmente diferente.

  • La b y la v: en “bueno” y “vino”, por ejemplo, ambos casos se pronuncian como la v bilabial de “baby”.
  • La d seguida de l o n, o bien situada entre vocales: se pronuncia como la th de “that”.
  • La h: es una consonante muda y nunca se aspira, como en los casos de “hasta”, “helado” u “hospital”.
  • La j: en “jugar” y “Juanis” se pronuncia similar a la h inglesa de “hello”.
  • La ñ: está presente en palabras como “caño” o “niño” y se pronuncia como en los términos ingleses “canyon” y “onion”.
  • La r: en “primero” se pronuncia como una vibración suave, colocando la punta de la lengua de manera que sólo toque ligeramente la cresta alveolar de la boca.
  • La rr: una r situada al principio de palabra, o bien entre consonante y vocal, se pronuncia como rr con una vibración fuerte de la lengua, como en el término inglés “radio”.
  • La q: en “queso”, por ejemplo, se pronuncia como la c de “cat”. La u que le sigue es siempre muda.
  • La z: que en “calza” se pronuncia como una s.

Escuchar

Escuchar

Se debe escuchar a personas que hablen el español tan a menudo como sea posible. Para ello resulta útil escuchar emisoras de radio españolas y descargar podcasts que estén en este idioma. Hay muchas canciones en español: los clips de vídeo que incluyen la letra son una excelente forma de mejorar la pronunciación, así como de aumentar el vocabulario. También pueden verse películas en español que contengan subtítulos en el mismo idioma, y tratar de imitar el acento de los personajes.

Dialectos

El español es un idioma que se habla en casi dos docenas de países, y cada uno tiene su propio dialecto. Para simplificar las cosas, los dialectos del español se pueden dividir en cuatro grupos:

  • El castellano, hablado en el norte y centro de España.
  • El español de América Latina (que se habla en muchos países de Centro y Sudamérica y, entre ellos, México y Colombia).
  • El español de la zona del Caribe.
  • Y el español Rioplatense (que se habla en Uraguay, en Argentina y en algunas zonas de Ecuador).

Existen importantes diferencias de pronunciación entre los distintos dialectos. En España, por ejemplo, la z y la c situadas antes de i o e se pronuncian con un ligero ceceo, de forma similar a la th, mientras que en Latinoamérica se pronuncian como una s. A la hora de aprender español, lo mejor es escoger un único dialecto y centrarse en él.

Practica

Habla español tanto como sea posible. Prueba a llevar a cabo experiencias de intercambio de idiomas, en las cuales también se ofrecen facilidades para sumergirse en la cultura del país. En estos intercambios de idiomas puedes encontrar a un hablante nativo y pedirle que corrija tu acento. Otra opción, además, es la de grabarte cuando hablas en español y, después, escuchar cuidadosamente esa grabación para detectar en qué aspectos necesitarías mejorar.

Trabalenguas

Una manera entretenida de mejorar tu nivel de conversación y de pronunciación españolas es practicar con lo que se conocen como trabalenguas, como por ejemplo:

  • “¡Qué triste estás, Tristán, con tan tétrica trama teatral!”
  • “El niño está sosegado. ¿Quién lo desasosegará? El desasosegador que lo desasosiegue, buen desasosegador será.”
  • “En la población de Puebla, pueblo muy poblado, hay una plaza pública poblada de pueblerinos.”

Aprender un nuevo idioma puede parecer difícil al principio, pero es un desafío emocionante y una actividad que puede llegar a ser muy gratificante. Si en algún momento flaqueas y crees que vas a renunciar, recuerda que la práctica hace al maestro, así que aprovecha cualquier oportunidad que tengas de hablar y escuchar español. ¡Verás cómo no tardarás en mejorar!